Banner Cabecera Proyeccion

El fantasma
y su nieto
El bicentenario para toda la familia

Teatro de Zorrilla para leer, colorear, recortar y jugar

El Servicio de Educación del Ayuntamiento de Valladolid y la Asociación Cultural "Leer es Crear" han publicado un recortable basado en la obra Traidor, inconfeso y mártir, de José Zorrilla. Con esta iniciativa pretenden poner al alcance de los educadores y los niños un material que facilite un acceso lúdico y formativo a la obra del poeta, con motivo de su bicentenario.

El atractivo recortable contiene textos del escritor José González Torices, la especialista en José Zorrilla Ángela Hernández Benito e ilustraciones de Goyo Rodríguez. La edición permite que los niños, además de leer los textos, coloreen los personajes de la obra, los recorten y "jueguen al teatro". 

El recortable "José Zorrilla, el romántico vallisoletano" es obsequiado a todos los niños que visiten la Casa de Zorrilla durante el bicentenario.



El fantasma de doña Nicolasa

¿Sabéis cuándo surge la leyenda del fantasma de la Casa de Zorrilla?

Así lo contó el propio Zorrilla en una de sus obras más reconocidas:

Extracto de Recuerdos del tiempo viejo, de José Zorrilla.

«Una tarde, mientras dormía mi padre la siesta y mi madre en el comedor arreglaba los trastos con las criadas. En una de mis vueltas creí ver a alguien en el sillón de brazos; y suponiendo que sería Bibiana que dormía también su siesta a escondidas de mi madre, empujé y abrí del todo la puerta: una señora de cabello empolvado, encajes en los puños y ancha falda de seda verde, a quien yo no había visto nunca, ocupaba efectivamente el sillón, y con afable pero melancólica sonrisa me hacía señas con la mano para que me acercase a ella.

Me acerqué a ella sin miedo ni desconfianza, y puse mi mano derecha entre las dos suyas, que me alargaba sonriendo. Dióme ella primero una palmadita muy suave con su derecha en la mía, que posaba en su izquierda, y pasándomela después por mi suelta cabellera, me dijo con una voz que no sabré explicar dónde me resonaba, si en el corazón, en el cerebro o en el oído: “Yo soy tu abuelita; quiéreme mucho, hijo mío, y Dios te iluminará”.

Estoy seguro de haber sentido el contacto de sus manos en las mías y en mis cabellos, y recuerdo perfectamente que sus palabras me dieron al corazón alegría.

Nueve o diez años más tarde, en 1833, fui a Torquemada a reunirme con mi padre. Allí una tarde, registrando unos camaranchones de la casa vieja de nuestro apoderado, tiré yo de una maraña de lienzos, manojos y restos informes y polvorientos de despedazados trastos, y di entre ellos con un lienzo sin marco, cuya pintura no se apercibía bajo una capa de polvo y telarañas. Mientras mi padre quitaba las de unos libros en pergamino que a las manos le habían caído, limpié yo mi lienzo con un trapo mojado, que fui a traer de la cocina; y al descubrir el retrato que en él hallé pintado, dije a mi padre: «¡El retrato de la abuela!»

«Volvióse mi padre, miró el retrato y me dijo con extrañeza:

—¿Pues de qué la conoces tú, si jamás la has visto?
—¿No se acuerda usted—le contesté yo—de que siendo muy niño vi una señora que me dijo que era mi abuela, en el aposento cerrado de la antesala de nuestra casa de la calle de la Ceniza?
—¿Y era esa?—exclamó con asombro mi padre.
—La misma: tengo su imagen en las pupilas—respondí yo.
—No lo entiendo—dijo mi padre, volviendo a ocuparse de sus pergaminos, no sé si con verdadera indiferencia o para ocultarme la expresión de su semblante.

Ahora pregunto: si no hubiera yo visto a la del aposento cuando niño, ¿habría podido reconocerla por su retrato diez años después?».

Nota: Doña Nicolasa había fallecido años antes de, incluso, nacer su nieto, José Zorrilla.

Actividades y contenidos para toda la familia

BICENTENARIO DEL NACIMIENTO DE JOSÉ ZORRILLA

Casa-museo de José Zorrilla.


Calle de Fray Luis de Granada, 1
47003 Valladolid

Información


Teléfono 983 42 62 66
E-mail informacion@200josezorrilla.es